A veces entre mis pensamientos de madrugada se encuentra el anhelo de querer dormir a tu lado. Me da por pensar como será, como será verte dormir, verte en tu momento más vulnerable, como será tenerte entre mis brazos, sentir que tu calor me embriaga… Cuidarte mientras duermes. Ese simple hecho de observarte mientras tratas de quedarte dormido, esa imagen que tengo en mi mente, donde te ves tan lindo, tan tierno, y que mientras te observe me pierda en ella y no tenga la fuerza de voluntad suficiente para dejar de mirarte. Y que cuando sientas mi mirada ilusionada abras esos ojos tan bonitos y me dediques una sonrisa traviesa. Y yo, simplemente te acerque a mi pecho, te acurruque muy cerquita mio, y a la par toque tu rostro, ese rostro que me inspira tanta curiosidad, el cual muero por recorrer con mis dedos en un afán de querer grabar cada único y perfecto detalle que lo conforma. Que mi dedo indice recorra la curvatura de tus finos labios, y así no pueda resistir la tentación de robarte un dulce beso. Y que cuando sientas esa pequeña travesura te abraces fuertemente de mi cintura como si trataras de unirme más a ti. Yo se que me quedaría muda debido a esa gran felicidad que sentiría por tenerte tan cerquita, tan mío, y solo me dedicaría a contemplarte con amor, mientras me adueño de tu cabello, me invado de tu perfume y mis dedos te otorgan las caricias mas tiernas que nadie te pudiese haber brindado antes. Y cuando notara que ya te encuentras profundamente dormido, solo me acercaría a tu oreja para susurrarte muy bajito mis miles de te quieros, esos que llevo aquí muy guardaditos. No sin antes contemplarte como si fueras lo más especial e importante para mi… porque ¿sabes? lo eres. Y ¿sabes otra cosa? Para mi el hecho de velar tu sueño sería la manera más bonita de pasar mis insomnios.

Si tú quisieras yo todos los días te recordaría lo mucho que te quiero, te lo repetiría hasta que te cansases de oírlo. Te desearía los buenos días y las buenas noches comiéndote a besos. Te enseñaría lo bonito que sería despertar juntos, abrazados, y más porque tendría la dicha de que fueras lo primero que vieran mis ojos. Te escribiría cartas de amor en tu espalda, donde te juraría amor eterno, porque de esa forma me encantaría declarar que estoy total e irrevocablemente enamorada de ti. Te contaría que todo esto que siento es como si fuera magia, ya que el simple hecho de verte hace que me estremezca. Te regalaría un globo terráqueo para que jugáramos a señalar los sitios donde podríamos estar juntos y felices. ¿Sabes la cantidad de lugares donde podríamos ser felices tu y yo? Infinidad. Tal vez aún no entiendas bien mi concepto de ser feliz a tu lado, pero te juro que haría hasta lo imposible porque diario lo entendieras. Porque tal vez aún no sabes exactamente lo que es ser feliz, a mi lado. Y sí, soy muy cursi, o muy loca, pero solo por ti. Te aseguro que no habrá nadie en este mundo que te llegue a querer tanto como te puedo llegar a querer yo. Nadie.